La información y el conocimiento son la base de la formación

La cerveza!

¿Un refresco más?

El producto que más se consume en España es la tipo Pilsen, es decir, con lúpulo añadido, lo que implica un ligero sabor amargo. Si a esto se le une la presencia de alcohol, el resultado es un producto claramente dirigido a adultos. Sin embargo, la cerveza no suele calmar completamente la sed. En realidad, el sabor amargo y el alcohol suelen dejar una cierta necesidad de beber un poco más. El consumidor habitual puede tomar cantidades superiores de cerveza que de otros refrescos a base de agua y azúcares o edulcorantes. Todo ello hace que la cerveza no sea un producto más, sino una bebida muy particular.

Valor nutritivo

La clasificación y bondad de la cerveza ha ido evolucionando con el tiempo. Desde siempre se ha valorado como un producto fuertemente energético. Esta característica está ligada a la proporción de alcohol. De hecho, con el 4% de alcohol, cada 500 ml aporta unas 150 Kcal. Esta característica la ha relacionado con un aumento de peso si el consumo es elevado. Sin embargo, no se puede olvidar que la cerveza es un producto fermentado por la acción de levaduras, aspecto relacionado con las características organolépticas, la seguridad del producto y su valor nutritivo. Dada la actividad microbiana, la cerveza suele poseer una cierta cantidad de vitaminas hidrosolubles del complejo B, lo que la hace interesante desde un punto de vista complementario a la alimentación habitual.

En realidad, ese valor nutritivo es inferior a la cerveza tradicional. Al ser un refresco, se busca un producto completamente transparente, sin residuo visible. Por ello, hay que filtrar la cerveza y eliminar el residuo relacionado, fundamentalmente, con la existencia de las levaduras. La consecuencia es que se elimina la parte más rica en vitaminas hidrosolubles, precisamente los microorganismos.

Sin embargo, si se procede a fabricar una cerveza clásica, en la que no se realiza filtrado, la presencia de las mismas levaduras complementa el valor nutritivo de esta bebida de forma muy significativa. De hecho, 10 gramos de levadura puede aportar el 60% de las necesidades diarias de ácido fólico o el 80% de tiamina, además de cantidades significativas de otras muchas del complejo vitamínico B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: