La información y el conocimiento son la base de la formación

El meta del Sevilla revolcó el código del fútbol con su extravagante parada. Eligió la cabeza para rechazar en línea de meta un testarazo de Gregory. No es el primer portero que descarta las manos para realizar el oficio con éxito. Un recurso que han utilizado tanto porteros tachados de locos, como los más ortodoxos.

U2VR0A]Éstos son sólo algunos ejemplos de paradas en las que las manos no trabajaron.

El escorpión de Higuita. El colombiano agotaría el catálogo. Despejó un balón en Wembley con la espuela debajo de su portería.

A %d blogueros les gusta esto: