La información y el conocimiento son la base de la formación

darksiders: wrath of war

En Darksiders encarnamos a Guerra, uno de los cuatro jinetes del apocalipsis que, aparentemente, ha desencadenado la guerra final entre ángeles, demonios y hombres antes de tiempo, sin él tener siquiera idea de ello. La humanidad ha sido aniquilada, pero aunque no haya nada que salvar sí hay mucho que vengar, y un siglo después Guerra vuelve a la Tierra, como en una última oportunidad para redimirse, y tendrá que hacer frente al nuevo estado de las cosas: el anterior hogar de la humanidad plagado de demonios, y por encima de todos ellos, en una amenazante torre, el responsable de todo este lío: el demonio acertadamente bautizado como el Destructor.

Este argumento, no demasiado complicado ni con personajes de perfiles complejos, es la excusa perfecta para sumergirnos en un mundo devastado lleno de demonios y todo tipo de criaturas diseñadas por Madureira, un artista de comic americano que vivió en los 90 sus mejores tiempos con la eclosión de la “alternativa” Image, y cuya mano se nota mucho en el juego, especialmente en los personajes. Si Devil May Cry o Bayonetta rebosan estilo manga por los cuatro costados, Darksiders es hijo de su padre, y tiene una estética muy de comic americano, que le sienta muy bien y le da un toque distintivo.

A nivel jugable Darksiders es una muy grata sorpresa. A primera vista parece un juego de acción que bebe de God of War y similares, y esto es muy cierto en lo que respecta a su sistema de combate: combos devastadores combinando varios tipos de ataque, saltos y movimientos de finalización interactivos, pero una personalidad propia al incluir varias armas que iremos obteniendo a lo largo de la aventura, y cierto toque de juego de rol al permitirnos irlas configurando y mejorando según vayamos avanzando. Comenzaremos con una única arma con un repertorio de ataques limitados, la espada de Guerra, pero más adelante iremos obteniendo un muy respetable arsenal incluyendo una guadaña, un gigantesco shuriken e incluso una pistola, que además no solo se usarán para el combate sino para interactuar con el escenario de algunas formas. A medida que vayamos avanzando podremos ir evolucionando nuestras armas, y buscar nuestro propio estilo de juego, sin que haya diferencias exageradas, pero sí las suficientes para que sea un aspecto interesante y a tener en cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: