La información y el conocimiento son la base de la formación

El Real Madrid, imparable en casa, demuestra su poderío ofensivo ante el Villarreal

Seis goles y la sensación de que este equipo es imparable en casa. No pudo dar mejores vibraciones el Real Madrid en su encuentro ante el Villarreal -doce victorias en sendos encuentros disputados dan fe de ello-. Cristiano Ronaldo, de magistral falta directa, y Kaká, de penalti, adelantaron a los locales. Senna recortó distancias antes de llegar a un descanso que dio paso al recital goleador de los locales. Higuain por partida doble, Kaká de nuevo y Xabi Alonso, su primer gol como madridista, –Nilmar mar ó por los amarillos- demostraron la enorme pegada de un equipo que ya es el máximo anotador de la Liga (59) y el conjunto en el que más futbolistas han marcado (16). Los seis tantos ante el Villarreal no hacen más que refrendar su ambición.


La superioridad del Real Madrid como local en la Liga es abrumadora. Ante el Villarreal, los blancos sólo necesitaron 20 minutos –menos de un tercio del partido- para anotar dos goles y demostrar que son el mejor equipo en casa de los 266 conjuntos que integran las 16 mejores competiciones nacionales europeas. El Villarreal llegó incluso a recortar distancias en dos ocasiones –Senna y Nilmar fueron los autores de los tantos-, pero los madridistas no tardaron en volver a poner tierra de por medio en el marcador. Y de qué forma: con goles y espectáculo.

La duodécima victoria en casa vino acompañada de una novedad en el once: Lass acompañó a Xabi Alonso en un centro del campo que ambos dominaron a su antojo. No en vano, la primera ocasión local llegó gracias a uno de los enésimos cambios de juego del donostiarra –hasta ocho en el primer cuarto de hora-. Su medida asistencia fue controlada con el pecho por Marcelo para posteriormente realizar un centro-chut que puso en serios aprietos al cancerbero visitante Diago López (12’).

Cristiano lleva una media de un gol por partido en el Bernabéu: diez tantos en sendos encuentros oficialesEl gol parecía ser cuestión de paciencia… y Cristiano Ronaldo no tardó en hacerlo efectivo a balón parado. El portugués demostró que es todo un especialista en esta suerte y su disparo pleno de potencia y colocación, dirigido al palo en el que se encontraba Diego López -1,96 metros de altura-, no llegó siquiera a ser rozado por el portero criado en ‘La Fábrica’ blanca (18’).

La ambición de este Real Madrid parecía no tener límites cuando un minuto después Higuaín caía derribado en el área por Marcano -el ariete argentino se disponía a rematar en boca de gol un preciso centro de Marcelo-. Kaká transformó la pena máxima engañando totalmente a un Diego López que se venció hacia su izquierda (20´). Pero el Villarreal no había dicho aún su última palabra y Senna devolvió la esperanza a los visitantes con un magistral lanzamiento de falta en el primer acercamiento amarillo (31’) -gozaron de otra oportunidad tras un centro de Nilmar que se envenenó al golpear en Albiol-. Por ocasiones y juego, el Real Madrid merecía mucho más que el escaso margen de un tanto con el que se fue al descanso.

Goles y más espectáculo en la segunda mitad

Pese a que el Villarreal tuvo la primera ocasión tras la reanudación –el disparo de Bruno rozó el palo (50’)-, el Real Madrid golpeó de forma más certera. La jugada la inició Arbeloa en la derecha, la continuó Cristiano y la finalizó Higuaín (55’). El tanto da buena muestra de la verticalidad de los blancos. Arbeloa controla en la derecha, prolonga con inteligencia a Cristiano, que al primer toque cede a Higuaín para que el argentino, llegando desde atrás, empuje el esférico con eficacia. El Real Madrid es el máximo anotador de la Liga (59) y el conjunto en el que más futbolistas han marcado (16)

El Real Madrid seguía gozando de las ocasiones –Diego López se impuso en un mano a mano ante Cristiano (65’)-, pero, como ya ocurriera en el primer acto, los amarillos pusieron la eficacia gracias a Nilmar (67’). El gol visitante no hizo más que espolear a un conjunto local que sólo necesitó cuatro minutos para volver a distanciarse en el marcador. Marcelo recibía el balón de Cristiano para realizar un pase de la muerte que Higuaín llevaba a la red con su pierna menos buena. La pierna izquierda de Kaká (79’) y una pena máxima transformada por Xabi Alonso (87’) -su primer gol como madridista- pusieron la guinda a un partido en el que se mostró el potencial ofensivo del conjunto más anotador de la Liga.

Estilo Cristiano Ronaldo

A %d blogueros les gusta esto: