La información y el conocimiento son la base de la formación

Poco a poco, con paso firme. Agustín Díaz Yanes ha encontrado su hueco en el

Díaz Yanes asegura «estar deseando» estrenar una película en Internet al mismo tiempo que en la gran pantalla. :: JOSÉ RAMÓN LADRA

Díaz Yanes asegura «estar deseando» estrenar una película en Internet al mismo tiempo que en la gran pantalla. :: JOSÉ RAMÓN LADRA

cine español. El de un realizador que busca siempre romper. No le gusta repetirse. A sus películas se remite. Todas han abierto brecha y todas se han ganado el reconocimiento de crítica y público, Goya incluido. Desde ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’ a la última, ‘Sólo quiero caminar’.

-Victoria Abril, Ariadna Gil, Elena Anaya y Pilar López de Ayala… ¿’Sólo quiero caminar’ era una película de mujeres?
-Bueno, yo diría que es un ‘thriller’ con mujeres protagonistas.
-Que no suele ser muy habitual.
-No, en absoluto.
-Y menos con mujeres armadas…
-Sí, no es nada habitual. Por eso la hice. Ha habido películas maravillosas, desde ‘Gloria’, de Cassavetes, a ‘Kill Bill’, de Tarantino. Los japoneses sí las hacen más, pero en España no se ha hecho casi nunca, no suele cuadrar mucho con nosotros.
-Tampoco tiene la industria nacional mucha tradición en cine negro…
-Es cierto. De todas formas, yo creo que se ha generalizado tanto que hoy todo se considera cine negro. No obstante, no es un género que guste mucho hacer aquí, nosotros somos más intimistas. Aunque parece que los jóvenes van a hacer mucho género, ya han empezado por el terror.
-Quizás porque al público le gusta.
-Sí, la verdad es que la industria siempre se ha basado en los géneros. Los franceses y los americanos son los que más filmes policiacos han hecho del mundo. Yo creo que los géneros (‘thriller’, policiaco, ‘western’.) son el cine. El terror, por ejemplo, está avanzadísimo.
-¿Estamos menos encorsetados?
-Bueno, yo creo que cada cinematografía forma parte de su tradición, y la nuestra, por razones políticas, se ha visto limitada. El ‘thriller’ norteamericano o francés siempre tiene un contenido de crítica social muy fuerte. A nosotros, durante el franquismo, no nos lo dejaban hacer, o lo cercenaban tanto que era difícil hacerlo. Es eso, el cine se hace a base de tradición y nosotros no hemos tenido grandes maestros del cine negro. Lentamente vamos hacia ello.
-Pero usted nunca ha tenido miedo a abrir camino.
-Lo intento (risas). Es que me aburre hacer siempre la misma película. Prefiero hacer diferentes, y ahora es más fácil. El mundo está globalizado. España ya no es el país del botijo y la boina; es un país moderno donde hay de todo y puedes hacer de todo.
-Usted acostumbra a hacerlo. Con ‘Alatriste’ ya abrió una ventana al cine histórico.
-Claro, tenemos que aprovechar nuestro pasado, nuestro presente e incluso nuestro futuro. Para una persona de menos de treinta años, España ya no es un lugar distinto al resto. Se está empezando a ver en el cine. Ahí están ‘Ágora’ o ‘Celda 211’.
-Que han ido muy bien en taquilla.
-Sí, sí, vamos adelante.
-¿Y a usted le interesan más los premios, la taquilla o la crítica?
-Debería decir que me interesan más los premios, pero yo creo que, también por una cuestión de tradición, los directores españoles no pensamos demasiado en la taquilla y deberíamos hacerlo. Es importante que la gente vaya a ver nuestras películas. Los premios siempre vienen bien, pero la taquilla no es sólo el dinero para hacer nuevas películas, que ya es importante, sino que es una forma de fidelizar al espectador para que vuelva a ir a la sala. Por eso me alegra mucho el éxito de Alejandro (Amenábar) y Daniel (Monzón), porque es muy bueno que a la gente le guste el cine español.
-Para eso hace falta promoción…
-Sí. Hace quince o veinte años, cuando yo empecé, las películas se movían por el boca-oreja y por las críticas; ahora todo depende del primer fin de semana y la inversión en publicidad es tan grande y hay tantas otras cosas… ¿Qué puedes hacer contra un Madrid-Barcelona? Hacer que el público sepa que una película exista es carísimo, y ahí los americanos nos matan porque ellos sí que vienen con dinero y lo hacen bien. A nosotros aún nos cuesta mucho porque no tenemos el presupuesto para poner las películas en la calle. Y si no te conocen no van a verte.
-¿El complejo de inferioridad sigue pesando?
-No sé. En mi caso, no. Yo creo que los americanos son los que han inventado el cine, y sobre todo son los jefes. Tienen sus películas buenas, muy buenas, malas, muy malas y regulares, exactamente igual que las podamos tener los demás. Es cierto que hay un tipo de cine al que, por presupuesto, no tenemos acceso, pero no creo que haya una gran diferencia. Sólo hay que ver a actores como Javier Bardem y Penélope Cruz. Yo creo que el cine español puede competir en perfectas condiciones con cualquier otro. Es más, nuestras películas son muy bien recibidas a nivel internacional. Fuera no quieren ya ver sólo a la señora de luto en un pueblo y un entierro que pasa, quieren ver otras cosas.
Internet, arma de doble filo
-Internet puede ser una ayuda para la promoción.
-Por supuesto. La idea que tenemos los de mi generación de cómo era el cine ha cambiado muchísimo. Te das cuentas cuando llegas a países tan lejanos como Finlandia o Japón, donde no has estrenado y te encuentras a gente que ha visto todas tus películas y es fan tuyo, todo gracias a Internet. Me cuesta entenderlo.
-Precisamente, el Gobierno ha causado un gran revuelo por su decisión de cortar los servicios de Internet para salvaguardar los derechos de la propiedad intelectual en caso de descargas ilegales.
-Bueno, es un tema delicado y complicado, pero es un primer paso. Lo que hay que procurar es llegar a un pacto global y pacífico entre internautas y cineastas para lograr que esto funcione. Yo, por ejemplo, estoy deseando hacer una película que pueda estrenar en Internet al mismo tiempo que en los cines a un precio razonable. Nadie duda de que la pantalla grande ya no es lo único, pero tiene que haber una regulación para que la gente se pueda descargar tu película pagando una determinada cantidad de dinero. Todo eso es lo que tenemos que empezar a cambiar.
-La Ley del Cine puede ayudar.
-Sí, pero yo voy más allá. Creo que se trata más de hablar mucho con los internautas y llegar a un acuerdo. ¿Para qué quieres ser ilegal si por dos euros te puedes bajar una película legalmente?
-Quizás se pueda hacer con la próxima que dirija. Tengo entendido que quiere hacer algo relacionado con el mundo del toro.
-Sí, empezaré a moverlo en enero o febrero. Tengo muchas ganas de hacer algo de toros y tengo claro que será lo próximo que haga. Lo que me tiene un poco asustado es que sería un proyecto caro, pero es lo que más me interesa en estos momentos. Conozco bien ese mundo y me apetece adentrarme porque creo que es el gran espectáculo y además no se ha hecho mucho sobre ello. Pero hoy cuesta levantar una película y quiero estar seguro, ya no tengo edad para muchos riesgos.
Fuente: ideal.es
A %d blogueros les gusta esto: