La información y el conocimiento son la base de la formación

Con música y humor el artista camerunés encantó al público con su ecléctico repertorio.

El concierto que anoche ofrecieron en el XXX Festival Internacional de Jazz de Granada Richard Bona y su banda, el primero en agotar la taquilla, levantó al publico del teatro Isabel la Católica no sólo por el ritmo de su música, sino por el humor que intercalaron en ella.
Los aficionados al jazz de Granada le han visto crecer como artista gracias a sus cuatro participaciones en los dos festivales de la provincia y aplaudieron su evolución, a lo que el camerunés respondió con el regalo de una canción a la que llamó como la ciudad.

 

Bromeó sobre la ciudad, su gente -con la que jugó haciendo que cantase, bailase o diera palmas-, recomendó que no nos vacunásemos contra la Gripe-A y recordó que “no hay nada, pero nada peor que ver la televisión”.

Virtuoso del bajo, también demostró sus dotes vocales cantando en duala, el dialecto bantú de la zona donde nació que incorpora a todos los estilos de su ecléctico repertorio.

Con su quinteto, reclutado en Haití, Estados Unidos, Holanda y Guadalupe, demostró que se encuentran en la primera línea del jazz eléctrico, en sintonía con Pat Metheny o Weather Report.

Con el público en pie y bailando la cubanísima “Te dikjalo”, la pieza con la que suele terminar sus conciertos y sus discos en directo, Bona se despidió dos horas después de comenzar su actuación dejando al público con una gran sonrisa en la boca porque, como él mismo dijo, “la música sana”.

La trigésima edición del festival de jazz de Granada continuará el miércoles con la presentación del disco “Niña pez” de la cantante Lara Bello y el jueves retoma el tono internacional con la llegada del saxofonista estadounidense Bradford Marsalis.

 

Fuente: granadahoy.com

A %d blogueros les gusta esto: