La información y el conocimiento son la base de la formación

 

La mayoría de los mensajes que se intercambian por este medio ultramoderno no se basan en la voz, sino en la escritura. En lugar de hablar al micrófono, cada vez más usuarios —sobre todo jóvenes— recurren al teclado para enviarse mensajes de texto. Sin embargo, dado que hay que introducirlos con los botoncitos del celular, ha surgido un lenguaje en el que se abrevian las palabras valiéndose de letras y números. A pesar de que redactar y teclear es considerablemente más incómodo que conversar, cada mes se envían y reciben 30.000 millones de mensajes en todo el mundo (año 2005). 

 

Según un estudio británico, un 42% de los usuarios de 18 a 24 años los utilizan para coquetear; un 20%, para concertar citas románticas de forma moderna, y un 13%, para romper una relación.

A algunos analistas sociales les preocupa que estos mensajes, con su jerigonza ortográfica y sintáctica, lleven a que la juventud no sepa escribir bien. Sin embargo, otros opinan que “favorecen el renacer de la comunicación escrita en una nueva generación”. La portavoz de una editorial que publica un diccionario australiano hizo este comentario al rotativo The Sun-Herald: “No surge a menudo la oportunidad de forjar un nuevo estilo [de escritura] […;] los mensajes de texto, unidos a Internet, logran que los jóvenes escriban bastante más. Necesitan tener un dominio de la expresión que les permita captar el estilo y defenderse bien con el vocabulario y el registro […] correspondientes a este género”.

Algunas personas prefieren enviar mensajes de texto (SMS) en vez de hablar directamente por cuestiones de economía. De hecho, enviar un mensaje de texto cuesta menos que hablar directamente.

Fuente: Wikipedia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: